lunes, 31 de mayo de 2010


Exploración vocacional. Desarrollar los talentos de nuestros niños

Exploración vocacional. Desarrollar los talentos de nuestros niños.

María Pía Sius R.
Psicóloga Infanto-Juvenil.



Vivimos un mundo en que la especialización se ha hecho cada vez más necesaria. Al final del periodo escolar, los adolescentes se ven enfrentados a la difícil situación de escoger una carrera u oficio. Podemos ayudar desde ya a los niños a aprender a elegir, a descubrir y desarrollar algunos de sus talentos que los orientará respecto a su futuro.

El reconocimiento de las habilidades e intereses es un proceso largo que se inicia desde las etapas más tempranas de la infancia, está en estrecha relación con las posibilidades que se ofrezcan al niño para que realice distintas actividades, cobran especial importancia las actividades recreativas de libre elección, en este sentido la extensión de la jornada da la posibilidad de ofrecer una serie de talleres y cursillos que pueden ser un gran aporte en el descubrimiento de los talentos y fortalezas de cada uno. Una orientación continua enfocada a apoyar al niño a aprender a decidir, tomar iniciativas, diferenciarse y reconocerse a sí mismo, constituyen una base para la elección profesional futura.

Desarrollando los talentos de los más pequeños.

Los intereses van cambiando a lo largo de la vida, en parte por nuestro proceso de maduración y también por las experiencias que tenemos con el medio. En la primera etapa (4 a 9 años) se sugiere mostrar distintas alternativas extra escolares de acuerdo a las características de los pequeños y también explorar ámbitos nuevos, nos podemos llevar más de una sorpresa, ver que aparecen talentos que no percibíamos. En principio la elección recae sobre los adultos, ya que los niños conocen poco del abanico de actividades a las que pueden acceder.

Un niño nunca es demasiado pequeño para aprender, es importante que las actividades sean adaptadas a la capacidad del niño, elegir un profesor adecuado es nuestra responsabilidad, que conozca las expresiones de cada niño, le exija en forma razonable y lo felicite por sus logros, si sometemos a un pequeño a sobre exigencias se frustrará y nunca más querrá saber del tema.

No es recomendable obligarlos a través de amenazas, es mejor motivarlos e interesarlos, generando compromisos y manteniéndolos al menos seis meses en una actividad. Para desarrollar motivación y constancia podemos mostrar y convertir las prácticas en momentos de juego, disfrutar juntos del deporte, actividad artística o científica, adquirir el material necesario, sin exagerar, en la medida que el niño se interese por profundizar un área. Así como en el estudio escolar, la presencia y el involucramiento de los padres son pilares de un buen resultado.

Etapa escolar (10 a 14)
Por el contrario a lo que algunos padres creen realizar actividades extra escolares no disminuye el rendimiento escolar, incluso puede ser un motivo para mantenerse al día y cumplir con las obligaciones para luego dedicarle tiempo a su "pasatiempo". Que sea una actividad libre no significa que se realice cuando quiere, también debe hacer ciertas normas, si queremos desarrollar habilidades es necesario practicar con constancia, este valor será un aprendizaje que le permitirá desarrollar disciplina y motivación de logro, necesarios para un desempeño exitoso en cualquier área de la vida.

En esta etapa la exploración es más autónoma, a veces estará influenciado por su grupo de pares, en cualquier caso es fundamental el apoyo de los padres y el reconocimiento de sus metas y logros. Cada niño tendrá sus propios intereses y es vital respetar la diversidad entre los hijos, aunque a veces sea más costoso en cuanto a tiempo y dinero.

Cuando se inicia una actividad debemos ser cuidadosos con nuestras expectativas, en esta etapa lo valioso es la exploración, no que se conviertan en "expertos", si bien es conveniente mostrarles a personas que desarrollan esta actividad en forma profesional, dependerá de ellos lo que quieran ser, nuestra tarea es mostrar y apoyar el desarrollo de sus habilidades.

Adolescencia y desarrollo de talentos.

Esta etapa es de búsqueda personal, de probar y a veces transgredir, ser oposicionista, inician muchos proyectos que no terminan, pueden abocarse a algo con pasión y luego dejarlo con igual desinterés, se sugiere tolerancia y paciencia para seguir apoyando su exploración y acompañarlo a sus actividades de mutuo acuerdo. Hacia el final de esta etapa se enfrentan a la difícil tarea de la elección vocacional o profesional.

Sugerencias prácticas:
• Ofrecer actividades electivas variadas que abarquen las distintas áreas: deportivas, artísticas, científicas, letras, sociales, etc.
• Realizar actividades desde la etapa escolar tendientes a favorecer el reconocimiento de las propias habilidades y fortalezas, respetar y valorar las diferencias individuales en todas las acciones escolares.
• Crear situaciones que impliquen toma de decisiones y la independencia de los niños. La posibilidad de decidir está ligada a la toma de riesgos y también a la autoestima.

Bibliografía:
Oaklander,V. "Ventana a nuestros niños". Ed. Cuatro vientos, 1992. Chile.
Suzuki, S. "Hacia la música por amor" Exposition Press,Inc, New York- traducción al español de J.Cadilla, 1983.


Orientación vocacional on-line, con información básica sobre la orientación vocacional, con énfasis en lo que son los duelos que implica el elegir.

La elección de carrera en función de cualidades e intereses. Cuadro con puntuación fácil de leer con eje de aptitudes y cualidades y eje de carreras. En formato PDF.

Test de orientación vocacional Chaside, con 98 preg y entrega de resultados on-line.

Una propuesta para el desarrollo de un programa de orientación vocacional.

Historia de la orientación vocacional.

Aspectos que se deben de tener en cuenta antes de tomar una decisión referente a lo profesional.

Elementos que influyen en una elección de estudios o profesión.

Artículo sobre el tema de la “vocación” y el abordaje de la psicología vocacional.